Masturbación masculina: técnica del edging para mayor placer

En una sociedad obsesionada con el sexo, alcanzar el máximo placer en un orgasmo es como tocar el cielo con las manos. Para aquellos que buscan una experiencia sexual más intensa, existe una técnica llamada edging que permite lograr el mayor placer posible en un orgasmo. En este artículo, te explicaremos qué es el edging, cómo se practica y por qué puede ser una experiencia gratificante tanto para hombres como para mujeres.

Contenido de este Articulo

¿Qué es el edging?

El edging es una técnica sexual que consiste en retrasar el orgasmo el tiempo suficiente para aumentar el deseo y la excitación al máximo. Se trata de acercarse al clímax pero retroceder justo antes de llegar al punto cúlmine, para luego volver a recuperar la energía sexual y acercarse nuevamente. Esta técnica permite prolongar la excitación sexual durante un período prolongado de tiempo sin llegar al orgasmo, lo que puede intensificar la experiencia sexual y llevarla a un nivel superior.

Beneficios del edging

El edging ofrece varios beneficios tanto para hombres como para mujeres. Algunos de ellos incluyen:

  • Aumento del placer: al retrasar el orgasmo, se acumula más tensión sexual, lo que puede resultar en un orgasmo más intenso y placentero.
  • Mayor control: practicar el edging puede ayudar a los hombres a controlar su excitación y retrasar la eyaculación, lo que puede ser útil para aquellos que sufren de eyaculación precoz.
  • Exploración del cuerpo: el edging requiere una mayor conciencia y conexión con las sensaciones del cuerpo, lo que puede llevar a una mayor exploración y descubrimiento de nuevas formas de placer.
  • Mayor intimidad: practicar el edging con una pareja puede generar una mayor intimidad y complicidad, ya que se requiere comunicación y cooperación para alcanzar el máximo placer juntos.

¿Cómo se practica el edging?

La práctica del edging puede variar según las preferencias individuales, pero aquí te presentamos algunos consejos para empezar:

  • Explora tu cuerpo: antes de practicar el edging con una pareja, es recomendable experimentar en solitario para conocer mejor tu cuerpo y tus reacciones sexuales.
  • Identifica el punto de no retorno: durante la masturbación, presta atención a las sensaciones de tu cuerpo y aprende a reconocer el momento justo antes de llegar al orgasmo. Este es el punto de no retorno que debes identificar para practicar el edging.
  • Detente y recupera la energía: cuando llegues al punto de no retorno, detente y deja que la energía sexual se calme un poco antes de volver a la estimulación. Puedes distraerte con otra tarea o concentrarte en complacer a tu pareja para mantener la excitación sin llegar al orgasmo.
  • Comunícate con tu pareja: si decides practicar el edging con tu pareja, es importante comunicarse abiertamente sobre tus deseos y limitaciones. Explícale la técnica y establezcan juntos los límites y las señales para detenerse.

El edging no solo es para hombres

Aunque se suele asociar el edging con los hombres, esta técnica también puede ser disfrutada por las mujeres. Las mujeres también pueden experimentar erecciones del clítoris, por lo que el edging puede ser igualmente placentero para ellas. Combina movimientos lentos y rápidos, circulares o utiliza juguetes sexuales para explorar diferentes formas de estimulación y aumentar el placer.

El edging es una técnica sexual que puede intensificar la experiencia del orgasmo y llevarla a otro nivel de placer. Ya sea practicado en solitario o en pareja, el edging puede ayudar a aumentar el control, la excitación y la intimidad. Recuerda que cada persona es diferente, por lo que es importante experimentar y descubrir qué funciona mejor para ti. ¡Explora tu cuerpo y disfruta del placer que el edging puede brindarte!

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información