Instalación de disco ssd: mejora rendimiento y velocidad

Si estás buscando una forma sencilla de aumentar el rendimiento de tu ordenador, cambiar tu disco duro tradicional por un disco sólido (SSD) es una excelente opción. Aunque puede parecer una tarea complicada al principio, instalar un disco SSD tiene numerosas ventajas y es más simple que optar por una SSD M.En este artículo, te explicaremos paso a paso cómo instalar un disco SSD en tu ordenador.

Contenido de este Articulo

M2 frente a disco SATA SSD

Antes de comenzar con la instalación, es importante conocer los dos tipos más comunes de SSD: las unidades M.2 y los discos SSD SATA.

Las unidades M.2 son más pequeñas en tamaño pero ofrecen un rendimiento igual o incluso superior a otras unidades más grandes. Tienen velocidades de lectura y escritura hasta cuatro veces más rápidas que las versiones SATA, aunque suelen ser más caras.

Por otro lado, los discos SSD SATA de 2,5 pulgadas son más lentos que los M.2, pero aún así proporcionan un rendimiento mucho más veloz que los discos duros tradicionales (HDD). Estas unidades se pueden instalar fácilmente utilizando los mismos cables SATA que los discos duros, lo que las convierte en una opción simple para actualizar el almacenamiento de tu ordenador.

Clonar o instalar desde cero

Antes de comenzar la instalación de un nuevo disco SSD, debes decidir qué tipo de instalación interna deseas realizar. En este artículo, nos centraremos en una instalación limpia, es decir, comenzar desde cero con el disco SSD e instalar el sistema operativo y los programas necesarios.

La instalación limpia es más rápida y sencilla de configurar en un disco SSD. Una vez que haya finalizado la instalación, podrás transferir cualquier dato importante desde tu antiguo disco duro o simplemente instalar el sistema operativo desde cero.

Instalación del disco SSD

Ahora llega el momento de instalar el disco SSD en tu ordenador para disfrutar de su alto rendimiento. Antes de comenzar, asegúrate de apagar el ordenador, desconectarlo de la corriente y abrir la caja del mismo. Tómate tu tiempo y consulta la documentación de tu ordenador si necesitas ayuda.

El siguiente paso es determinar dónde montar el disco SSD. Los SSD de 2,5 pulgadas se instalan normalmente en una bahía de 3,5 pulgadas con un soporte o se conectan a un anclaje separado dentro de la carcasa del ordenador. Algunos ordenadores modernos también tienen soportes rectangulares específicos para la instalación de unidades SSD.

Una vez que hayas ubicado el lugar para montar el disco SSD, es momento de conectar los cables adecuados. En primer lugar, enchufa el conector de alimentación SATA a la unidad. Este cable tiene forma de pequeño rectángulo con un clip plateado encima. Los cables de alimentación SATA solo se ajustan de una manera, por lo que es difícil equivocarse. Debes asegurarte de que el cable esté firmemente enchufado y escuchar un clic potente.

A continuación, conecta el cable de datos al disco SSD y luego a la placa base. Consulta el manual de la placa base para asegurarte de conectarlo en el lugar correcto. Por lo general, los puertos SATA se etiquetan como SATA1, SATA2, etc. Lo recomendable es conectar el cable al puerto con el número más bajo.

Arranque del ordenador

Una vez que el disco SSD esté correctamente conectado, es hora de arrancar el sistema y comenzar a transferir archivos o instalar un sistema operativo como Windows 1Si el nuevo disco es un almacenamiento secundario, notarás una gran diferencia de velocidad en comparación con el disco duro anterior. Si deseas reemplazar exactamente la información de tu antiguo disco, puedes utilizar software de terceros para clonar el HDD en el disco SSD.

Como has podido leer, instalar un disco SSD es más sencillo de lo que parece inicialmente. Sin embargo, es importante realizar los pasos con calma y consultar la documentación de tu equipo en caso de dudas. La opción de cambiar un disco duro HDD por un disco SSD es altamente recomendable debido a todas las ventajas que ofrece.

Las unidades de estado sólido (SSD) y las unidades de disco duro (HDD) son dos opciones populares para el almacenamiento de datos, pero funcionan de manera diferente. A continuación, te explicaremos las diferencias entre ambos tipos de unidades.

Proceso de lectura

El proceso de lectura es la forma en que las HDD y las SSD recuperan los datos almacenados.

En una HDD, se envía una señal al controlador de E/S para recuperar los datos. A continuación, el brazo de accionamiento se mueve hacia la ubicación de los datos requeridos y el cabezal de lectura y escritura los carga. La latencia de una HDD se refiere al tiempo que tarda el brazo de accionamiento en moverse a la posición correcta.

disco solido a placa - Qué es mejor un disco duro o un disco sólido

Por otro lado, las SSD no tienen partes móviles. Cuando se solicitan datos, el controlador de la SSD encuentra la dirección del bloque de datos y comienza a leer su carga. Si el bloque está inactivo, se realiza un proceso llamado recopilación de elementos no utilizados, que borra los bloques inactivos para liberar espacio.

Proceso de escritura

El proceso de escritura es la forma en que las HDD y las SSD registran nueva información.

En una HDD, cada pista y sector es una nueva ubicación para almacenar datos. El cabezal de lectura y escritura se mueve a la ubicación disponible más cercana y cambia la carga de los bits necesarios para guardar la información en formato binario. Antes de escribir los datos, un algoritmo interno procesa los datos para formatearlos correctamente.

En una SSD, cuando se realiza una escritura o cambio en los datos, se actualiza todo el bloque flash. Primero, la SSD copia los datos antiguos en un bloque disponible, luego borra el bloque original y finalmente reescribe los datos con los cambios en el nuevo bloque. Las SSD también utilizan técnicas como la nivelación de desgaste y el recorte para garantizar un uso uniforme de los bloques y evitar reescribir datos duplicados.

Rendimiento

Las SSD son más rápidas y consumen menos energía que las HDD. Al copiar archivos de gran tamaño, las SSD pueden alcanzar velocidades de transferencia superiores a 500 Mbps, e incluso más de 3500 Mbps en modelos más modernos. Por otro lado, las HDD transfieren datos a velocidades entre 30 y 150 Mbps.

En cuanto a la ejecución de aplicaciones, las SSD también son más rápidas. Realizan operaciones de lectura y escritura a velocidades de entre 50 y 250 Mbps, mientras que las HDD lo hacen a velocidades de entre 0,1 y 1,7 Mbps. Las velocidades de las HDD están limitadas por la velocidad de rotación del disco, que suele ser de entre 4200 y 7200 revoluciones por minuto (RPM).

Capacidad de almacenamiento

Tanto las HDD como las SSD ofrecen una amplia capacidad de almacenamiento. Sin embargo, las HDD suelen ser más grandes y más económicas en términos de costo por gigabyte. Mientras que el almacenamiento en una SSD puede costar entre 0,08 y 0,10 USD por GB, una HDD puede costar entre 0,03 y 0,06 USD por GB.

Durabilidad y fiabilidad

Las HDD tienen partes mecánicas móviles que las hacen más susceptibles a dañarse por golpes o caídas. Además, consumen más energía y generan más calor, lo que reduce su vida útil. Por otro lado, las SSD son más duraderas al no tener partes móviles y consumir menos energía.

En términos de fiabilidad, ambas unidades pueden perder datos o dañarse. Sin embargo, las SSD pueden complicar la recuperación de datos debido a que sobrescriben los archivos antiguos. Las HDD, al existir desde hace más tiempo, suelen ser más fáciles de recuperar.

Las SSD ofrecen un rendimiento superior y mayor durabilidad en comparación con las HDD. Sin embargo, las HDD suelen ser más económicas y ofrecen una mayor capacidad de almacenamiento. La elección entre un disco duro y un disco sólido dependerá de tus necesidades y presupuesto.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información