Accesibilidad de energías no renovables en nueva zelanda

En Nueva Zelanda, gran parte de la canalización eléctrica se distribuye en la superficie mediante torres de altura. Sin embargo, algunas ciudades, como Auckland, han comenzado a enterrar las líneas eléctricas en ciertas zonas con el fin de evitar accidentes y brindar mayor seguridad a sus ciudadanos.

Contenido de este Articulo

Regulación de Electricidad Segura en Nueva Zelanda

La Regulación de Electricidad Segura, promulgada en 2012, establece criterios para garantizar que la infraestructura eléctrica del país no represente un riesgo para la población. Esta normativa sugiere la posibilidad de soterrar los cables y evitar las subestaciones en pueblos pequeños debido al peligro que representan. Aunque reconocen que el alto costo de esta medida hace imposible su implementación en los 400 kilómetros de líneas urbanas existentes, se propone su aplicación en los nuevos emplazamientos habitacionales.

Ventajas y cuidados de los cables subterráneos

El sistema de producción eléctrica en Nueva Zelanda se concentra principalmente en la Isla Sur, desde donde se traslada hacia la Isla Norte a través de líneas de alta tensión y subestaciones. Sin embargo, a medida que las ciudades crecen, la Regulación de Electricidad Segura plantea la necesidad de que la transmisión eléctrica sea subterránea.

Según un informe de Transpower, la empresa estatal de electricidad, la instalación de cables subterráneos tiene un costo de 5 millones de dólares neozelandeses. Aunque este costo es elevado, la regulación destaca dos razones importantes para soterrar los cables: el aislamiento y el calor.

Los cables subterráneos están recubiertos con un material aislante grueso, lo que evita cortes o contactos con la tierra que puedan electrocutar a las personas. Además, al estar ocultos del sol, no se sobrecalientan, lo que evita recargas. Por otro lado, los cables subterráneos no requieren torres de transmisión ni sistemas especiales de hardware, y su mantenimiento es menor que el de los cables aéreos.

Posibilidad de soterrar cables en la realidad chilena

En Chile, la reciente caída de nieve en la Región Metropolitana puso en evidencia la necesidad de soterrar los cables eléctricos para evitar cortes en situaciones climáticas o accidentes. Sin embargo, la viabilidad de esta medida debe evaluarse según la realidad de cada caso.

Según Roberto Hanley, ingeniero electricista de Green Consult, las líneas eléctricas subterráneas tienen ventajas visuales, ya que no tienen interferencia de árboles o caídas de postes, lo que reduce el costo de mantenimiento. En cuanto a la calidad de la transmisión, no hay diferencias significativas entre los cables subterráneos y los aéreos.

accesibilidad energías no renovables nueva zelanda - Cómo genera electricidad Nueva Zelanda

Por otro lado, el costo de soterrar los cables sería muy alto y no garantizaría la prevención de personas que se cuelguen del sistema. Además, la reparación y el mantenimiento de los cables subterráneos pueden ser complicados debido a su aleación de cobre y acero, que los hace más gruesos y requiere factores especiales de corrección.

La accesibilidad de las energías no renovables en Nueva Zelanda se ve influenciada por la Regulación de Electricidad Segura, que promueve la seguridad de la población a través de la instalación de cables subterráneos. Aunque esta medida tiene ventajas en términos de seguridad y mantenimiento, su implementación puede ser costosa. En el caso de Chile, se plantea la posibilidad de soterrar los cables eléctricos, pero se deben evaluar cuidadosamente las ventajas y desventajas de esta medida en función de cada situación.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Más información